Hoy despedimos a nuestro querido Padre Emilio Molina Ríos. Hace unos días anunciábamos que iba a contar con una calle en el barrio.

La trayectoria del Padre Emilio Molina Ríos podría describirse de manera inequívoca con los siguientes términos: Sacerdocio, deporte y docencia. Estas fueron las grandes vocaciones que conmovieron a este incansable prelado.

Gracias Padre Molina, por su enorme labor y presencia humilde y callada en el día a día de un colegio que no se entendería sin su entrega y trabajo incansable..