Más de 1300 alumnos y alumnas de Escuelas Católicas, acudieron a la Catedral haciéndose eco de la invitación que el Obispo de la Diócesis de Canarias, nos hace a celebrar nuestro ser Escuelas Católicas, y educadores cristianos, portadores de una Buena Noticia, de la que nacen cada uno de los Carismas, para inaugurar con la Celebración de la Eucaristía, el año escolar. Nuestro Obispo, supo acercarse a los jóvenes, adaptar su mensaje, para presentar a una Iglesia que acude guiada por el Espíritu, siguiendo el Evangelio, a encontrarse con el Mundo. “Jesús es el modelo a seguir”. No se olvidó de presentar también a la Iglesia perseguida, a los que han perdido todo por Cristo, en lugares de los que los jóvenes apenas oyen hablar, y en los que, conviven cristianos hermanos nuestros, que son perseguidos.

Una vez concluida la Eucaristía, es tiempo de tomar unas fotografías que quedan para el recuerdo de este curso que se inicia.