Jugar para un niño es la posibilidad de recortar un trocito de mundo y manipularlo, sólo o acompañado de mamá, papá, abuelos, amigos, sabiendo que donde no pueda llegar lo puede inventar.

Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando. De aquí la importancia del juego en estas edades y el permitirles explorar en libertad.

Mari Carmen Ramos y sus niños de 5 años.