El pasado miércoles día 17 de enero recibimos por correo una nota junto a una foto en la que se nos agradecía el donativo  reunido durante la celebración del Día de San Vicente de Paúl del pasado mes de septiembre. Durante esos días realizamos muchas actividades encaminadas a ir reuniendo el dinero que  finalmente se envió. Para todos nosotros nuestra labor no sólo es una cuestión académica, también es una cuestión profundamente humana. Educar desde el corazón, descubrir que somos muy agraciados de disponer de los medios de los que disponemos y qué, con poquito de hagamos, podemos hacer mucho en favor de hermanos nuestros, que intentan labrarse un futuro estudiando o aprendiendo una profesión, es nuestra razón de ser.

Ójala sepamos valorar más nuestras “riquezas cotidianas” haciéndonos más generosos e implicados en la lucha por un mundo más humano. Desde el colegio seguiremos incentivando estas acciones, que construyen un mundo cada vez mejor.

Gracias a los misioneros Paúles y colaboradores que nos han hecho tan felices al recibir el aviso de qué, el dinero se está empleando en la obra a la que se destinó.

Un abrazo a todos.