Con nuestros babies de batalla que lo alguantan todo y dando rienda suelta a la imaginación y potenciando la creatividad de los más pequeños.

Y como resultado quedaron unos murales de lo más originales.

¡Cuánto nos gusta un pincel y un bote de pintura!