Los pasados 22 y 23 de Enero alumnos y profesores del Colegio, tuvimos el placer de compartir con el Padre Chema su testimonio como misionero Paúl en Honduras durante 8 años.  Gracias a su visita pudimos conocer la labor que allí desempeñan y la dureza de la realidad con la que conviven. La precariedad y la violencia son, según su testimonio notas destacadas. Allí donde hay un misionero aparecen brotes de esperanza que son respaldadas por la solidaridad de cientos de personas. Chema nos habló del hogar San Ramón, la Escuela de primaria, la escuela de Formación Profesional, los dispensarios, la radio, y la misión que les lleva a predicar a las aldeas más alejadas, junto al servicio pastoral en las parroquias.

Aprovechando su visita, un grupo de niños le entregaron los 495€  que se han recogido a través de las distintas campañas (mercadillo solidario, huchas etc), que el padre Chema agradeció en nombre de todos los misioneros presentes en la obras de las que con tanto cariño nos habló.

Muchas gracias a las familias por la ayuda y al Padre Chema por enseñarnos que “hay que vivir con un poquito menos y ayudar”. Les animamos a seguir apoyando a estas personas que tanto lo necesitan debido a la dura realidad del país.