En nuestra visita al Museo Elder nos convertimos en pequeños científicos donde aprendimos jugando. Desarrollamos  nuestras capacidades sensoriales a través de diferentes actividades y juegos.