El pasado viernes, los más pequeños del colegio,recibieron la visita de Alicia, un agente de la policía local que nos instruyó en las normas básica de seguridad.
La experiencia fue muy grata para todos y lo más que les gustó fue sin duda, subirse al coche de policía, ponerse los chalecos y hacer sonar la sirena.
¡No hay nada más que ver sus caras!